Whitepaper 2017-03-09T03:34:27+00:00
download whitepapaer

Introducción Whitepaper

Los medios de distribución de contenidos digitales rara vez innovan principalmente porque están demasiado acomodados en su modelo de negocio. Ejemplo de ello son las controvertidas leyes de derechos de autor, que algunos estados han reformulado (bajo presión del lobby de las entidades de gestión de derechos de autor) para proteger los intereses de una industria que parece no entender la naturaleza de internet. El resultado es un escenario de tensiones donde los intereses de la industria tradicional chocan de frente con el derecho a la información y de acceso a la cultura. Como reflejo de este malestar en las últimas décadas han surgido numerosos movimientos “free software”, “open source” o “copyleft.” Todos ellos usan los derechos de autor como medio para subvertir las restricciones impuestas tradicionalmente por la industria del copyright sobre la distribución y el desarrollo del conocimiento.

La reciente irrupción de la tecnología blockchain abre un universo de posibilidad para el registro y distribución de la propiedad intelectual sin intermediarios. El poder notarial junto a la distribución descentralizada de contenidos digitales P2P articulan un nuevo cambio de paradigma en la era de la cultura digital.
Este documento se centra en definir cómo Creativechain utiliza la tecnología blockchain y los contratos inteligentes para desafiar el poder centralizado de los sistemas tradicionales de las entidades de gestión de derechos de autor. Ofreciendo una alternativa pública y transparente de registro de propiedad intelectual y un ecosistema innovador en el terreno de la distribución de contenidos peer-to-peer que libera a las personas creadoras del poder de intermediación centralizado de las industrias tradicionales de contenidos digitales.

Descripción Creativechain

Creativechain es una plataforma descentralizada de registro y distribución de contenidos que certifica de manera imborrable la autoría y licencia de cualquier obra o creación.
Una herramienta para el empoderamiento económico y jurídico de artistas, músicos, escritores y todo tipo de personas creadoras que producen, comparten y distribuyen contenidos digitales.La plataforma aplica la revolucionaria tecnología Blockchain en el proceso de registro de contenidos para crear marcas de tiempo incorruptibles, que certifican la propiedad intelectual de cualquier obra digital.
Creativechain incorpora todas las ventajas derivadas de la innovación de las criptomonedas. De esta manera sin necesidad de usar cuentas bancarias se pueden realizar compras, micropagos o donaciones a las personas autoras de los contenidos registrados.
En Creativechain se entienden las cadenas creativas como la capacidad que tiene el arte y la cultura de entrelazar cualquier tipo de creación intelectual. Cuando se decide usar una imagen con licencia copyleft para completar una nueva obra de arte se genera un enlace invisible que une a estas dos obras para siempre.

En ese sentido la plataforma ha sido diseñada para fortalecer las relaciones que se generan en los procesos de creación colectiva, por eso, cualquier pago o donación puede encadenarse para recompensar con un porcentaje a todos los autores que estén alineados en una cadena creativa.Cuando alguien realiza un pago a una obra se reparte un porcentaje a toda la cadena de obras que le suceden. De esta manera el pago o donación se extiende de forma “automágica” a todas las obras derivadas que han participado cediendo parte de su contenido.Si la innovadora tecnología blockchain se usa en Bitcoin para certificar transacciones monetarias, en Creativechain se usa para certificar registros de contenidos, (licencias de distribución, “smart contracts”, metadatos o archivos). Esta adaptación tecnológica consigue que por primera vez en la historia podamos crear un sistema de distribución de contenidos que sea: descentralizado, público, transparente, trazable, incorruptible y de código libre.
Creativechain es una apuesta por el beneficio público de la cultura libre y la creación común como método colaborativo de crecer y garantizar el derecho a la cultura.